Galería 6mas1
 

Un paso más y estás muerto

Un paso más y estás muerto

Un paso más y estás muerto

 

Julio Falagán

17 de febrero – 17 de marzo de 2012.

 

Un paso más y estás muerto de Julio Falagán. La galería organiza esta exposición como evento paralelo a las ferias ArtMadrid y JustMad, donde estará presente 6mas1.

 

Es la segunda individual dedicada a este artista, que sigue coleccionando éxitos por toda España, como confirma su exposición “El día del hecatombe”, ahora en curso en la DA2 de Salamanca.

El tema principal de esta exposición es la reflexión sobre la manipulación de la información y cómo los medios desvían la atención hacia objetivos más convenientes. Entre otras cosas toca de forma crítica el tema de la obra seriada, el apropiacionismo, la cultura popular, la memoria histórica, la debilidad del individuo dentro de la sociedad, la manipulación de masas por el poder, etc.

Esta exposición está compuesta por una serie de láminas auténticas compradas en el rastro de Madrid, las cuales han sido manipuladas por el autor. Tres tipos diferentes de láminas realizadas a partir de tres cuadros de cacería del mismo pintor, que muestran escenas de caza con similares elementos. Estas láminas son el único soporte sobre el que se formulan las propuestas de esta exposición, convirtiéndose en un continuo juego mágico de ocultación. Este juego consiste en eliminar la imagen de la víctima en la pieza, haciendo desaparecer al cérvido de múltiples maneras. Sin víctima no existe delito, sin hallar el cuerpo no se puede certificar la muerte de una persona.

Una constante en su obra es el apropiacionismo de lo devaluado para darle una nueva vida y sentido. Suele intervenir las obras de otros autores pintando encima de ellas como si fuesen escenarios donde introducir nuevas situaciones que dan vida a esas estampas en las que nunca sucede nada nuevo.

En este proyecto Julio Falagán se mira a sí mismo para llevar al límite su propia forma de trabajar, cuestionando sus procesos y jugando con ellos dentro de unas reglas de juego bastante concretas, llegando incluso a reducirlos al mínimo posible rozando la parodia. Eso es precisamente lo que hace en la instalación de 52 piezas seriadas y firmadas, aplicando pintura en espray sobre ellas ocultando de esta forma al ciervo, en un acto simbólico del hecho mismo de pintar que no dura más de un segundo. Mostrada toda la serie en conjunto sobre una pared nos puede recordar a los “Spot paintings” de Damien Hirst. Una crítica a esta producción mecánica del arte, más cercana al mercado que al arte en sí. Las piezas de esta serie se venden individualmente y el precio ridículo de cada una hace referencia a esta crítica.

Frente a esta instalación hay una peana con metacrilato y en su interior un escenario tridimensional realizado con recortes de la misma lámina en la que aparece en el centro un ciervo. Tiene un rótulo que pone “No mires atrás” y un interruptor que al accionarlo el ciervo corre escapando del fondo hacia el espectador. Este es el único ciervo que se ve en toda la exposición y el único que tiene esperanzas de sobrevivir. En el resto de láminas intervenidas el ciervo está oculto de diferentes maneras.

Junto con estas 2 piezas se exponen 26 láminas intervenidas de múltiples formas, distrayendo al espectador con otra información, eliminando así a la víctima y cambiando radicalmente el contexto de la obra. Estas piezas están enmarcadas y dispuestas en un lineal a lo largo del resto de la sala en dos filas.

A modo de colaboración amistosa el artista Nono Bandera ha realizado una obra específica para esta exposición jugando con la misma imagen y conceptos de manipulación y ocultación de información.

más exposiciones

preloader