Galería 6mas1
 

Chefer & Cristina Barbero


Chefer & Cristina Barbero

 

Chefer y Cristina Barbero

14 Junio – 04 julio 2010.

 

Cada individuo necesita su espacio vital, crear su propia burbuja donde poder protegerse de esa sociedad agresiva, de miedos, de problemas… Cada individuo con su mundo propio, muy diferentes entre sí, pero que unidos forman la sociedad, las ciudades…

Vivimos en una sociedad de consumo. Televisión, prensa, radio… todo está invadido por la publicidad. El hacernos consumir es el principal objetivo del mundo en que vivimos. Nos hacen querer más, siempre más, tener el último modelo, llevar la última moda… Consumir por consumir y comprar por comprar.

Esta sociedad supuestamente libre, pero cada vez  más controlada. Estamos sometidos a una vigilancia extrema. Nos controlan en todo momento, desde las calles a las propias casas, y avanzamos a una pérdida total de intimidad.

En esta obra trato de representar esos mundos propios que creemos tener en nuestra intimidad que realmente no existen, ya que incluso en nuestras casas, en nuestras vidas privadas estamos controlados física y psíquicamente. Controlan cada uno de nuestros movimientos con “mil cámaras de seguridad”, y nos manipulan mentalmente con los medios de comunicación y la publicidad. Inconscientemente nos controlan el modo de vestir, de actuar, e incluso de pensar.

Esta vigilancia y control está invadiendo nuestras ciudades. Se extiende como un virus letal que avanza hasta destruir nuestra intimidad.

Los personajes de tantos colores como diversidad de personalidades, de “mundos propios” que juntos conforman una ciudad, que crece y se expande como un virus. Una sociedad de cristal falta de intimidad que muestra su interior, expuesto al control de la persona, encerrados como “ratas de laboratorio” esperando en sus probetas que experimenten con ellos, que les controles al igual que nos ocurre a nosotros sin que nos demos cuenta.

Los tarros de comida envasada son otra muestra de esta sociedad de consumo.

 

más exposiciones

preloader